Home » Opinión » Pluma Liviana » Mi querido Ocho

Mi querido Ocho

Franklin Castro R.

franklindecostarica@gmail.com

Whatsapp (506) 89384176

Amigdalitis – Aquel día dudamos en asistir, pues desde el penúltimo mes del año habíamos sido afectados de lo que creíamos era un ligero problema de salud, que por descuido y un par de lluvias encima se nos había estacionado más tiempo del requerido. Pero la noche fue agradable y bajo las estrellas dispersas en un cielo no tan despejado, nos fuimos para el pueblo de mi niñez y adolescencia.

Primero pasamos a la casa de los tíos Benedicta Ramírez e Isidro Castro. A la casa de la tía siempre nos gusta ir para comer aquellas ricas tortillas que solo ella heredó hacer de la abuela Romelia. Nadie más las hace como ella y por eso al degustarlas, me reencuentro con la abuela “Mela”. Fue como hurgar en los recuerdos antes de pasar a la festividad del Ocho.

De seguido me adentré en aquella hermosa fiesta en donde siempre que llegamos nos sentimos parte de ella, pues don Zenón y doña Chita nos quieren mucho y el sentimiento es recíproco. La entrevista fue distendida, casi convertida en una conversación. A ver si nos vemos más a menudo, pues los años se gastan y uno no sabe hasta cuándo soporta el calendario…

Pero este como todos los años desde hace más de 50, la familia Jiménez Rivera, liderada por don Zenón y María de los Ángeles “Dona Chita”, celebran la fiesta a la Purísima en honor a la Inmaculada Concepción de María. La actividad que me gustaba más cuando era en Cerro Bonito, unos kilómetros más arriba en la montaña, mantiene sin embargo su tradición y esencia casi intacta.

El guitarrista dominó las cuerdas con la magia de sus veinte años. También lo hacía don Zenón Jiménez, con sus 94 a cuestas. A don Zenón lo encontramos solo con la guitarra en una habitación de la casa, cantándole a la Virgen una linda tonada que nosotros no recordábamos haber escuchado. Sucedió en nuestro reencuentro con la Fiesta del Ocho, allá en San Rafael en este diciembre 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *