10 de setiembre: Día Mundial de la prevención del suicidio

Los fallecimientos por suicidio son el resultado de factores psicológicos, biológicos y sociales que tienen tratamiento.  En el 2022 se dieron 672 intentos durante las primeras 15 semanas.

El suicidio es una tragedia llena de sufrimiento, preguntas, estigmas, mitos y tabúes.  Es la tercera causa de muerte a nivel mundial, según datos de la OPS y la incidencia se da generalmente en jóvenes entre 19 y 24 años, por lo que debe ser considerada una situación prioritaria de salud pública.

Lamentablemente, en las primeras 15 semanas del 2022 se registraron en Costa Rica 672 intentos de suicidio y la mayor incidencia se dio en jóvenes entre los 10 y 24 años.  En 2021 la provincia con mayor cantidad de suicidios fue San José con 116,  seguida de Alajuela con 82, Puntarenas con 44, Guanacaste con 37, Limón y Cartago con 33 cada una y Heredia con 32.[1] Para el año 2020 se presentaron 7.6 suicidios por cada 100 mil habitantes, lo que se promedia que en nuestro país se presenta un suicidio cada día.[2]

Es prevenible

El suicidio es prevenible, eso sí, con políticas públicas que prioricen la salud mental y emocional de las personas, se promuevan estilos de vida saludable y se aborden, de forma inmediata y eficaz, las diferentes situaciones relacionadas con este flagelo.

“Esta situación tan compleja debe abordarse de una forma multidisciplinaria, identificando los factores de riesgo en las comunidades, en las familias y en las personas, comenzando por mapear y reconocer las carencias, tanto en el sistema de salud, como a nivel económico y social, que afecta de diferentes formas a las personas”, comentó Alessandra Hall Fernández, la profesora de Psicología  de la Universidad Fidélitas

“Y es que para prevenir el riesgo de suicidio deben potenciarse los factores protectores”, enfatizó la profesional en Psicología, quien agregó que “en los centros educativos se deben fomentar iniciativas y crear espacios de ocio y recreación, así como dinámicas que generen pertenencia en las personas estudiantes  para que, en momentos clave o críticos, ellos logren identificar dónde pueden acercarse a conversar o pedir ayuda”. 

“Crear esperanza a través de la acción”

Hay varias entidades que escuchan y brindan su apoyo a personas que pasan por momentos difíciles a nivel emocional.  Algunas de ellas son la plataforma telefónica de emergencia 9-1-1, Línea “Aquí estoy” del Ministerio de Educación Pública en coordinación con el Colegio de Profesionales en Psicología de Costa Rica,  Línea de Ayuda para Niños y Adolescentes del PANI mediante la línea telefónica 1147,  La Piedad-Línea 800 Amanece, entre otras.

¿Cómo ayudar a una persona que está pensando en el suicidio?

El riesgo de suicidio es siempre una situación que debe ser atendida con carácter de urgencia.  Por eso, cuando se identifica a una persona con riesgo de hacerlo, es necesario hablar del tema y buscar ayuda inmediata.   No suponga que no va a pasar, al contrario, no rehúya la conversación.

Algunos consejos de Christian Murillo, docente de Maestría de Psicología de Fidélitas:

  • Escuche con atención, contenga emocionalmente:  la gente debe comprender que es muy importante escuchar activamente cuando una persona se nos acerca y manifiesta tristeza y desesperanza.
  • Refiera a la persona a un profesional de la salud mental.  Si el caso lo amerita, acompáñela al centro de salud más cercano.
  • La prevención radica en fortalecer la resiliencia, poder encontrar espacios sanos para expresar emociones, sentimientos y preocupaciones.
  • Es importante fortalecer las redes de apoyo y reconocer que necesitamos ayuda.
  • Nunca descalifique una persona que le expresa una necesidad afectiva, todos respondemos de manera diferente ante las diversas situaciones de la vida.
  • Preste atención a los cambios significativos que podría estar evidenciando su condición.
  • Es importante identificar siempre qué situaciones nos anclan a la vida.  Por ejemplo: nuestra familia, nuestros hijos e hijas, sueños, metas, anhelos.
  • Evite que la persona tenga acceso a instrumentos que le permitan autolesionarse.

Sobre los dolientes

Quienes han experimentado la pérdida por suicidio de un pariente, un amigo cercano, un compañero, etc., viven un duelo de forma diferente, pues el sentido de culpa puede ser un factor que se encuentra permanentemente presente en los dolientes, donde surgen preguntas sobre cómo no me di cuenta, cómo no pude hacer nada, por qué no estuve cuando me necesitó, entre muchas otras que afloran, detalló Hall Fernández.

Hacer el duelo es necesario

Es importante tener la claridad que el duelo debe vivirse y que las emociones como el enojo, la tristeza o la desesperanza aparecen como parte de estos procesos, señaló la psicóloga. No obstante, si esas emociones perduran por más de 8 semanas sin mejoría, es necesario buscar apoyo especializado, enfatizó.

Es necesario desmitificar

“Nosotros como sociedad y, desde diferentes espacios, debemos desmitificar el riesgo de suicidio, así como las problemáticas de tipo emocional.  El dolor psicológico o emocional es tan real, como un dolor físico”, recalcó la profesional en Psicología de Fidélitas

Anteriormente las personas creían que asistir a un servicio de psiquiatría o psicología era vergonzoso.  Sin embargo, en la actualidad sabemos que preocuparnos por nuestra salud mental es ser una persona responsable para consigo misma y para con las personas que nos rodean, agregó Alessandra Hall.

Universidad Fidélitas cuenta con 42 años de trayectoria.  Su prestigio se debe a la excelencia académica en la formación de sus profesionales.  La carrera de Psicología brinda una formación multi paradigmática, dinámica y muy integral, resaltando sobre todo la práctica aplicada.

Vea aquí más información de Mi Prensa, Juntos… Somos más! – Horarios y tarifas de servicio de ferry a Paquera aquí Visite nuestro canal de Youtube

Por Franklin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.