Home » Opinión » Pluma Liviana » Cante o no cante, yo amo a Melissa

Cante o no cante, yo amo a Melissa

Melissa Mora junto a Rina Vega. Foto cortesía de Tu cara me suena de Teletica.

Franklin Castro Ramírez

franklindecostarica@gmail.com

Whatsapp (506) 89384176

Tras cada una de sus presentaciones en el exitoso programa “Tu cara me suena”, a Melissa Mora le llueve largo y tendido, como si se tratara de un  diluvio universal. A ella literalmente se le despedaza, como si se tratara de aquellas luchas sangrientas de los tiempos romanos. Se nota el odio con el que muchas personas la emprenden contra la chica de la tierra poeta.

No entiendo: Por un lado la gente se desgarra las vestiduras defendiendo a los animales, las injusticias y denunciando el mal trato en los servicios públicos, pero por el otro la emprenden gratuitamente contra una mujer, que en la mayoría de los casos ni la conocen. Tu cara me suena no es un concurso de canto, sino de imitación. Además tampoco hay que satanizar las cosas.

Cantar mal no es delito, ni pecado. Cuantas gargantas desafinadas tenemos que soportar en algún bar y nadie dice nada. Es cierto que es mejor escuchar a la Lucero que fue esposa de Mijares, que alguien imitándola. Pero es parte de la diversión sentirse cantante por algunos momentos y si eso ayuda a la autoestima de alguien, pues adelante hay que vivir y dejar vivir.

A mí por ejemplo me gusta como canta Vanessa González (y ella, lo confieso), pero no por ello la emprendo contra Melissa. Hay que reconocerle su esfuerzo como persona, pues quién sabe cómo actuaríamos alguno de nosotros en un plató televisivo y con cientos de críticas encima. Pasaríamos posiblemente respondiendo en las redes y lanzando ofensas contra nuestros atacantes.

Personalmente me gustaría saber qué hubiese pasado si en vez de Melissa, tuviésemos un “Melisso”.en el programa. Casi estoy seguro que no lo atacarían tanto como a la Melissa de curvas despampanantes. Lamentablemente son más las mujeres quienes la emprenden contra la bella modelo. Ante este panorama, uno se pregunta dónde queda la solidaridad femenina. ¿Existirá?.

Melissa es bonita y tiene un cuerpazo (tampoco es pecado). Quizás quienes la detestan, piensen que me estoy dejando llevar por sus formas (si, la carne es débil jajaja). Pero pienso que hay que valorar más a la gente. A esos que lo intentan sin hacerle daño a nadie, a quien se atreve a mojarse los pies para cruzar el río. Melissa ha mejorado y puede hacerlo más. Dejemos el odio y no empujemos a nadie al vacío: Hay que vivir y dejar vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *