• Toda muerte genera un profundo dolor o desequilibrio emocional que se debe afrontar de una manera adecuada, mediante la elaboración del proceso de duelo.    

El fallecimiento de un ser querido es una estaca al corazón que genera una herida emocional profunda y que debemos ayudar a cicatrizar.  Todos vamos a morir en algún momento, esa es la ley de la vida.  Sin embargo, elaborar el proceso de duelo es lo único que nos va a permitir restructurar nuestro equilibrio emocional. 

El duelo ante una muerte por enfermedad se maneja muy diferente a aquel que se genera por una muerte repentina o inesperada, pues el primero, al ser antecedido, permite a los cercanos poco a poco ir racionalizando la pérdida, mientras que el segundo no.

“Una persona en duelo es un sujeto que está en proceso de un fuerte desequilibrio emocional.  Por lo tanto, es una persona que lo que necesita es un acompañamiento adecuado que evite la revictimización y los consejos no solicitados, pues en ese preciso momento no tienen ningún sentido-no ayudan en el proceso”, comentó Álvaro Solano, director de Psicología de la Universidad Fidélitas.

Diferentes formas de expresión

“Es importante entender que los dolientes pueden tener muchas reacciones con diferente grados de intensidad.  Podríamos encontrar conductas con llantos muy exasperados e incontrolables, así como también personas muy pasivas, demostrando total tranquilidad”, detalló Solano, quien agregóque, “ambos comportamientos son normales de la etapa de shock o de negación del procesos de duelo”.

El duelo debe vivirse sin ningún tipo de represión

Lo recomendable es que, durante el duelo, la persona sea permisiva con su sentir.  No se puede elaborar este doloroso proceso reprimiendo todo lo que piensa y siente, mucho menoslimitarse por una creencia o por presión social.   

“Los duelos se deben vivir, dándonos el tiempo que sea necesario, llorando tanto como el cuerpo lo requiera, pues cuando una persona opta por reprimir sus sentimientos, está dando cabida a la sintomatización o a la presencia de cuadros de ansiedad o ataques de pánico”. enfatizó el profesional de psicología.

En algunos casos es importante buscar ayuda con terapeutas especializados y apoyos con personas de confianza, así como procurar hacer actividades de relajación y distracción.

En Costa Rica hay varias organizaciones que ofrecen apoyo psicológico gratuito por medio de talleres, charlas y atención telefónica para ayudar a canalizar las emociones.  Una de ellas es la línea 800-AMANECE (800-2626-323) de La Piedad.

Consejos para los acompañantes

• Evite el intentar comprender o empatizar al dolor ajeno, pues nadie entiende ni comprende el dolor que el sujeto está sintiendo.

• No intente dar consejos o frases de aliento basados en creencias o pensamientos personales (ya descansó, déjelos ir, piense que está con Dios, ya no sufre, etc.)

• Nunca reprima las emociones del doliente, deles la oportunidad de sentir libertad de expresar lo que piensa y siente.

• Evite preguntar la causa y forma del fallecimiento, salvo que el doliente lo haga por cuenta propia, podría ser su forma de desahogo. 

• Un buen acompañante, es aquella persona que tiene la capacidad de escuchar y consolar, sin necesidad de dar consejos.  

• Evite las risas, los chistes con los asistentes, así como los temas que enaltecen emociones como el fútbol, la política y religión.  

• No se tome fotos durante la vela o el funeral. Cuidado con lo que publica en redes.

Sobre las etapas del duelo

 

Según las diferentes literaturas existen hasta 10 etapas de duelo con nombres distintos, pero al final todos se enmarcan en lo mismo (enojo, depresión, culpa, negociación, aceptación, etc.).

Lo que se debe tener claro sobre el duelo es que las etapas no se resuelven en un orden cronológico, es decir, el doliente no comienza y termina cada una de las fases para continuar con la siguiente. 

“En realidad, las etapas se irán presentando de una manera muy fluctuante, como un vaivén.  El doliente podría estar en una fase inicial el día de hoy, pero la otra semana podría entrar en una final, y posteriormente caer en la faceta del medio, paraluego volver a caer en una inicial”, señaló Álvaro Solano.

“Como mencioné anteriormente-reiteró el director de Psicología de Fidélitas- lo más importante es que el doliente se dé la oportunidad de ir viviendo y expresando cada una de las emociones que se irán presentando en cada etapa”.

¿Cuánto tiempo podría durar el duelo

 

Hablar de un tiempo para elaborar un proceso de duelo no es sano, ya que todos estos dolorosos momentos son individuales yvan a depender del vínculo que tiene cada persona con el fallecido.  Por lo tanto, hay individuos que podrían hacerlo en mayor o menor tiempo.

“Hay literaturas que mencionan que un duelo debería de elaborarse en un período de hasta 2 años. No obstante, no es prudente considerar que eso es cierto, pues hay dolientes que pueden permanecer en una etapa de negación por mucho tiempo (años) y con el pasar del tiempo, logran resolver el proceso”, acotó el director de Psicología de Fidélitas.

Vea aquí más información de Mi Prensa, Juntos… Somos más! – Horarios y tarifas de servicio de ferry a Paquera aquí Visite nuestro canal de Youtube

Por Franklin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.