Un camionero creyó que una gran cantidad de aguacates y plátanos era suficiente para ocultar un millonario cargamento de licores y refrescos contrabandeados desde Panamá.

Sin embargo, la pericia y alta capacitación de los policías fronterizos para descubrir cargamentos de mercancías ilegales, aunado al uso de tecnología de punta para la revisión de vehículos, pudo más que el ardid del camionero.

De este modo, los miembros de la Policía de Fronteras, destacados en Kilómetro 35, distrito de Guaycará de Golfito, lograron dar con 372 unidades de diversos tipos de licores.

También hallaron 572 unidades de refrescos, todo lo cual estaba debajo de cajas con aguacates y racimos de plátanos.

El conductor, un costarricense de apellido Castañeda, no contaba con ningún tipo de factura que demostrara el debido pago de impuestos de este cargamento de licores y refrescos, valorados en al menos 1,5 millones de colones.

La mercadería contrabandeada fue remitida a la orden de la Policía de Control Fiscal para lo que corresponda.

Por Franklin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.