10 de mayo del 2020. Esta noche se registró en el Hospital Enrique Baltodano Briceño, la séptima muerte de un paciente COVID-19. Se trata de un hombre de 80 años, extranjero, que residía en Alajuela.


El fallecido, además de la edad, padecía de hipertensión arterial y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), ambos factores de riesgo ante el COVID-19.


Fue diagnosticado el sábado 9 de mayo e ingresado ese mismo día a cuidados intensivos del Hospital de Liberia.


Este fallecimiento se suma a los ya registrados de seis personas, todos hombres, con un rango de edad de 45 a 87 años.


El Ministerio de Salud reitera la prudencia en la entrega de la información sobre los fallecimientos y solicita a los medios de comunicación esperar la comunicación oficial, permitiendo que la familia doliente se entere por el parte médico.

Por Franklin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.