Home » Opinión » Pluma Liviana » ¿La tierra sin ley?

¿La tierra sin ley?

Franklin marzo 2014 Snapshot_20140307_2

Franklin Castro R.

franklindecostarica@gmail.com

A veces uno se queda estupefacto con la mentalidad de algunas personas, que por lo que expresan o piensan pareciera que se quedaron en la prehistoria, en donde las leyes no existían y gobernaba el más fuerte. Se emiten exabruptos ofensivos, sin argumentos de peso y sin el amparo del estado de derecho que nos rige a nivel nacional.

Lo digo así, pues para algunos lo que sucede en nuestros pueblos debe decidirse a lo interno, sin tomar en cuenta la jurisdicción que nos ampara como país. Al menos eso es lo que parece. Por algunos fuera, aquí no debería haber controles, ni leyes que respetar. Si alguien hace algo indebido, se le justifica, más no se le pone en cintura.

En cambio si alguien denuncia o publica como en nuestro caso, algunos (dichosamente también hay gente que asume y entiende la labor de cada quien), entonces se le señala como que está en contra de algo. En contra del pueblo, cuando el verdadero responsable es quien cometió o permitió que lo denunciado o publicado sucediera.

Por otro lado veo con mucha preocupación, como el Concejo Municipal de Paquera es irrespetado constantemente, porque ellos mismos no se dan su lugar y entonces la gente pisotea la autoridad del Gobierno Local. Se hacen actividades sin permisos: llámese bailes, eventos, etc. y en varios casos hemos visto que luego no sucede nada.

La culpa no la tiene la institución, es de aquellos miembros que temen proceder cuando deben hacerlo. Pero sí quieren cobrar impuestos (ahí si se apegan a la ley), pero les tiemblan las piernas para actuar con quienes irrespetan la autoridad del Concejo. Algunos se oponen a algo, pero a la hora de justificar un voto en contra, les resulta una tarea escabrosa.

Es lamentable y hasta vergonzoso ver cuando algunos regidores se quedan callados, porque no se atreven a opinar de un determinado tema, porque podrían caerle mal a una persona que puede tener cierta importancia en la comunidad. Craso error: si se asume un puesto público, no es para caerle mal o bien a la gente, es para cumplir sus obligaciones puntualmente.

Para ser simpático, no hay que integrar un Concejo Municipal, para eso están los certámenes de belleza. Dichosamente la solución es fácil, si lo que hace falta es capacidad, démosle espacio a otros y comenzamos a caminar. Paquera lo merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *