Home » Opinión » Pluma Liviana » Tras la elección, a trabajar

Tras la elección, a trabajar

Franklin Castro R

Rafael Ángel Rodríguez Castro llegó a la alcaldía de Puntarenas, luego de una carrera política en la que intentó varias veces ser diputado. Tener a un peninsular en dicha municipalidad puede ser significativo, en el sentido de que los concejos locales, deben mantener buenas relaciones con la municipalidad cantonal, para avanzar en gestiones que requieren un vínculo permanente.

Las intendencias de Cóbano y Paquera quedaron en manos liberacionistas. Omar Fernández y Alcides González respectivamente, este último se reelige en el puesto. En Lepanto, Olga Jiménez del Movimiento Libertario se alzó con la victoria, lo que significó un castigo para el partido oficialista. Al parecer ese distrito se divorció de la dirigencia verde porteña, tras la disputa frontal con Paquera, por regionales de salud, policía y educación.

Luego de la elección de alcaldes y intendentes del domingo 05 de diciembre 2010, es bueno hacer una reflexión sobre lo que sigue, pues la votación fue importante para que los ciudadanos eligiéramos a quienes dirigen nuestros destinos locales, pero no debemos olvidar que todos tenemos la responsabilidad, de velar para que las promesas sean cumplidas.

Obviamente, muchas no llegarán a materializarse, pues algunas solo fueron ofrecimientos de campaña, pero la población debe entender que está en su derecho de exigir y vigilar para que se trabaje eficazmente y que los recursos sean utilizados correctamente. Tenemos que acercarnos a los municipios, pues así como cobran los tributos, estos deben rendir límpidas cuentas.

Ya es tiempo de guardar las banderas, pues quienes han sido electos deben trabajar para todos y sin preferencias hacia sus partidarios. Es aquí en donde la oposición y ciudadanía, deben ser celosos para eliminar cualquier indicio de devolución de favores políticos, que lamentablemente podrían existir, pero que se pueden derrumbar con la denuncia valerosa.

Yo les solicito a quienes van a gobernar localmente, que tengan “malicia indígena”. Hay que elegir bien a sus colaboradores y fijarse en la capacidad de cada uno. Sepan escoger las comisiones de trabajo, recuerden que hay lobos y lobas con piel de oveja, que espero que el buen Dios permita descubrir y extirpar de la dirigencia comunal y política. El camino… empieza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.