Home » Opinión » Pluma Liviana » La gabacha no hace al doctor

La gabacha no hace al doctor

Franklin Castro Ramírez

Una mañana de estas le dije algo a una funcionaria de una entidad de salud, relacionado con sus funciones (respecto a una cita de una familiar) y ante su silencio le repetí lo dicho y cual no fue mi sorpresa de que en tono descortés me respondió: Ya le oí. El suceso ocurrió fuera del área de trabajo, por lo que quizás pequé de inocente al pensar que a la fulana se le podía abordar fuera de su “consultorio”.

Yo la conozco desde hace muchos años, cuando como dicen no era “nadie” y ahora por lo visto tiene aires de grandeza, solo porque es funcionaria pública. ¡Dios!, hay cada árbol torcido en este mundo, que sería mejor cortarlo para evitar que aplaste a quien pase a su lado.

También conozco a una Mensajera del Señor que cuando llega a predicar su religión (no católica) es una dulzura, pero en su trabajo es otra persona; ni saluda. Lo que relato pasa en muchas oficinas públicas, dicen que hasta en entidades municipales. Y yo que creía que como ahí se van a pagar tributos, nos deben pelar el diente.

Obvio no generalizo, pues en todo lado hay gente amable, pero son los inurbanos quienes se dan más a conocer y dañan la imagen de la institución para la que trabajan. A esos se les olvida que se deben al usuario que es quien paga su salario y más bien se creen superiores que pueden tratar a la gente como les da la gana. El público que solicita un servicio merece respeto.

Desde esta columna insto a quienes se sienten agredidos o irrespetados en una entidad o servicio público, a que presente su queja, pues quedarse callado solo sirve para alimentar este flagelo que corroe la correcta funcionalidad de algunas entidades estatales y hasta privadas.

Felicito al servidor que amablemente atiende a la gente y que saluda cálidamente, aspectos fundamentales de la buena educación. Sin lo anterior, lo demás es complementario, pues como reza el adagio popular: aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Pero en cambio, si el primate es simpático, al menos nos resulta monísimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.