·          22% de los incendios en plantas industriales y empresas en Centroamérica se deben a fallas en equipo eléctrico.

·          Celdas y equipos son diseñados para una vida útil de entre 10 y 30 años, pero una gran mayoría extiende su uso hasta 50 y 60 años.

·      Soluciones de sensores e Internet de las cosas (IoT) permiten que puntos críticos en un sistema sean monitoreados y analizados para transferir eficazmente datos de alerta y prevenir incendios o fallas eléctricas. 

San José, 28 abril 2021. En 2020, aproximadamente el 45% de los incendios reportados e investigados tuvieron como causa de origen problemas en la estructura eléctrica y un total de 33% ocurrieron en empresas, plantas de producción y centros comerciales, según datos del reporte de incendios investigados en 2020 de Bomberos de Costa Rica.

El envejecimiento de la infraestructura de celdas eléctricas es una de las amenazas más comunes para la fiabilidad de las redes de energía y 22% de los incendios en plantas industriales y empresas en Centroamérica, se deben a fallas en equipos eléctricos según datos de FM Global.

“Existen factores que propician este tipo de accidentes como las limitaciones de inversión y presupuesto para llevar a cabo remplazos, que causan que los operadores se vean obligados a extender la vida útil de sus celdas hasta 50 y 60 años, en promedio, cuando la mayoría de los equipos fueron diseñados para funcionar entre 10 y 30 años”, comentó Michael Ramírez, director de Desarrollo de Negocios de Schneider Electric para Centroamérica. 

Diversas causas pueden provocar fallas en el equipo eléctrico que pueden desencadenar un siniestro como las conexiones sueltas, la rotura del aislamiento eléctrico, la infiltración de agua desde distintas fuentes y defectos en la protección contra fallas de tierra. Además, 56% de los incendios por fallas en equipo eléctrico en empresas se deben a un mantenimiento inadecuado.

“Se recomienda que las personas y empresas realicen mantenimientos continuos y modernicen instalaciones mayores a los 40 años para garantizar la continuación de la operación eléctrica y la seguridad. Es muy importante modernizar los equipos eléctricos debido a que los riesgos operativos, financieros y de seguridad son muy altos,” agregó Ramírez. 

A la hora de modernizar las celdas y los sistemas, se debe de tomar en cuenta el nivel de desgaste del equipo, la disponibilidad de refacciones, los costos de mantenimiento, el nivel crítico de los procesos afectados, la fiabilidad de la modernización y la tecnología, y capacidades mejoradas que se encuentran disponibles.

Otros factores a tomar en consideración son el entorno, por ejemplo, el calor, la humedad, y el polvo. Así mismo, los propietarios de equipos de baja y media tensión tienen la opción de comprar uno nuevo (reemplazar completamente la instalación), o sustituir únicamente los componentes críticos.

Algunas de las ventajas de implementar una actualización son:

  •  Ahorro de costos: la modernización de la celda eléctrica existente, en lugar de reemplazarla, ahorrará costos de equipos físicos, así como tiempo y mano de obra.
  • Costos de mantenimiento: los costos de mantenimiento y el riesgo de falla del producto aumentan a medida que envejece. 
  • Tecnología y capacidades mejoradas: la nueva tecnología proporciona más capacidades, mejor rendimiento y requisitos de mantenimiento reducidos.
  • Tranquilidad: las soluciones de fabricantes establecidos como Schneider Electric brindan un alto grado de confianza en una solución de actualización, gracias a su personal calificado, a sus herramientas actualizadas que reducen el riesgo de accidentes y demoras, así como a las mejoras de seguridad y las garantías actualizadas que contribuyen a la tranquilidad general de la red eléctrica.
  • Digitalización: las soluciones de actualización ofrecen una mejor conectividad del equipo y con ello, el acceso a niveles más detallados de la fecha de administración de energía, permitiendo un mejor monitoreo del consumo de energía y mantenimiento.
  • Menos impacto medioambiental: la actualización reemplaza solo una parte del equipo eléctrico existente, así que se procesan menos materiales de desecho.

“Es importante elegir entre cambiar todo el equipo o solo su interior y conocer el estado actual de la instalación eléctrica para tener una visión más clara de la evolución que tendrá y así, poder implementar un plan a corto y largo plazo donde se incluya el mantenimiento, la seguridad y la gestión del equipo. En el caso de las empresas esto garantizará la continuidad de la operación y maximizará la productividad de los activos”, indicó el director de Desarrollo de Negocios de Schneider Electric para Centroamérica

Soluciones digitales:

Schneider Electric, líder en la transformación digital de la gestión de la energía y automatización, con 45 años en Centroamérica, ofrece soluciones líderes en la industria para la distribución, protección y control eléctrico de los sistemas de Baja y Media Tensión.

Las soluciones completas de gestión de energía y potencia, habilitadas para el IoT, permiten la transformación digital y la colaboración en flujos de trabajo en residencias, empresas, edificios, data centers, infraestructuras e industrias de todo el mundo.

Los tableros de baja tensión de Schneider Electric están diseñados a la medida de las necesidades del cliente para la distribución eléctrica adecuada, proporcionando un espacio reducido sin comprometer el rendimiento. En el caso de Media Tensión, la flexibilidad es fundamental, y más cuando se trata de diseñar y trabajar con redes o sistemas de distribución con tensiones más altas por lo que la compañía ofrece equipos que se adaptan a la necesidad de cada sistema.

Por otra parte, los sensores de monitoreo 24/7 para los equipos de Media Tensión evalúan amenazas que, de otra forma, podrían no diagnosticarse como el agua, la humedad, humo o un aumento anormal de la temperatura, lo que podría indicar una conexión suelta que acabaría ocasionando un arco eléctrico, falla o un incendio. 

“Nuestras soluciones de sensores y el Internet de las cosas (IoT) permiten que cada vez más puntos críticos en un sistema de Media Tensión sean monitorizados y analizados de manera exhaustiva, previniendo la ocurrencia de fallas en hasta un 45%. Los sensores y dispositivos inteligentes que monitorean, se conectan a través de diversas tecnologías para transferir eficazmente datos a la nube y que, al tener acceso a alarmas y datos a través de dispositivos móviles, los equipos de mantenimiento pueden responder a los riesgos antes de que causen daños o tiempos de inactividad” concluyó Michael Ramírez, director de Desarrollo de Negocios de Schneider Electric para Centroamérica.

Finalmente, la solución EcoStruxure Power es una plataforma habilitada para IoT que digitaliza y simplifica los sistemas de distribución eléctrica en baja y media tensión, proporcionando datos procesables para tomar mejores decisiones, maximizar la eficiencia operacional y conseguir el cumplimiento de normativas. La solución está disponible para sistemas de baja y media tensión a fin de lograr una cobertura completa de la infraestructura de distribución de energía.

Por Franklin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.