Franklin Castro R.

franklindecostarica@gmail.com

Aunque el nombre varíe, en la memoria colectiva se queda la fiesta porteña como Los Carnavales de Puntarenas. Y es que más que cambiar el título festivo, creo que hay que proponerse refrescar el programa y buscar novedades que entretengan sanamente a la multitud. Creo que no debemos quedarnos en lo superficial y en cambio, avanzar en el fondo y revisar la fórmula.

Me pareció poco atractivo, que el reinado se haya realizado en dos partes. El 10 eligieron a las tres finalistas y hasta una semana después, el 17 de febrero, a la soberana. Es decir, el Festival Perla del Pacífico se quedó sin reina, pues la chica solo pudo ejercer su “gestión” por dos días. Me parece que hacerlo así, es darle poca importancia a la realeza.

Pero a parte de este desliz estético; hay otras situaciones que merecen ser examinadas. Hay que tener cuidado porque estas fiestas son nacionales y por lo tanto, su organización debe cuidarse al máximo. No es posible que algunas gestiones se queden para el final. Estas no son fiestas de pueblo y por ser una actividad de interés masivo, no sería pecado revisar algunos aspectos.

Obviar ciertos detalles, sería abrazarnos al conformismo y eso es involutivo con el progreso. Puntarenas merece lo mejor y estos eventos, son una magnífica oportunidad para promocionarse al máximo; pues la gente llega en gran masa todos los años, lo cual es indiscutible.

Un gran fallo fue no tener con suficiente antelación el nombre del artista internacional, que se presenta en concierto. Fue anunciado hasta el 03 de febrero a menos de diez días del inicio de los carnavales. Nosotros tratamos de conseguir el programa desde antes de esa fecha y fue imposible. El de las Fiestas de Cóbano, -por ejemplo- que empezaban el 16, lo obtuvimos desde mediados de enero.

La comisión debe exigirle a la empresa que organiza el concierto, una fecha definida para anunciar el artista y no que sea hasta el final. Y lo otro que fue lamentable, es que la apertura del festival estuvo en vilo, debido a la falta de los permisos del Ministerio de Salud. Hasta la tarde del mismo día de inicio, se autorizó la realización de las fiestas.

Eso no puede pasar: la Municipalidad de Puntarenas debe poner los puntos sobre las íes y exigir un cronograma de trabajo, para evitar estas situaciones. Por otro lado, creo que a la comisión le hizo falta un relacionista público: nosotros llamamos, dejamos mensajes con una secretaria, también de texto y correos, pero nos costó encontrar respuestas a nuestras inquietudes informativas.

Se nos dijo que Manuel Sosa el director ejecutivo estaba muy ocupado y lo aceptamos (al final nos atendió), pero entonces se debe evitar concentrar todo en una sola persona y tener alguien dispuesto a atender consultas. Le agradecemos a Larry Lampson, Presidente del Club Rotario, con quien pudimos contactar el día 03 y quien amablemente atendió todas nuestras llamadas. Así debe ser, pues el Festival, es un evento de todos y por eso debemos cuidarlo.

Por Franklin

2 comentarios en «Carnavales sin reina»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.