Home » Noticias » Nacionales » Fiscalía Ambiental recibe entre 1.700 y 2.000 denuncias anuales: CAMPAÑA AMBIENTAL ALERTA A LA POBLACIÓN SOBRE LAS CONDUCTAS QUE SON DELITO E INCENTIVA A INTERPONER DENUNCIAS

Fiscalía Ambiental recibe entre 1.700 y 2.000 denuncias anuales: CAMPAÑA AMBIENTAL ALERTA A LA POBLACIÓN SOBRE LAS CONDUCTAS QUE SON DELITO E INCENTIVA A INTERPONER DENUNCIAS

·         Delitos de tala ilegal son los más comunes en nuestro país.

Y usted, ¿protege el ambiente? Esa es la pregunta que da nombre a la campaña informativa que desde hoy y hasta el 14 de noviembre circulará en las redes sociales del Ministerio Público. Se trata de 13 mensajes que pretenden exponer algunas de las acciones delictivas más comunes en nuestro país, el daño que estas causan al ambiente y las consecuencias penales que la legislación establece para quienes cometen los delitos.

“La campaña es una iniciativa de la Fiscala General y acogida por la Fiscalía Ambiental, con la intención de hacer más transparente y accesible el ejercicio del poder de denuncia que tiene la ciudadanía en esta materia, de ahí que se brinden diversos mecanismos para denunciar. Por eso se exponen los delitos ambientales de mayor repercusión en Costa Rica, con un lenguaje sencillo y de fácil comprensión para el público, pero certero en cuanto a señalar las conductas delictivas más dañinas para el ambiente y que de ninguna manera deben ser toleradas”, explicó el fiscal adjunto ambiental, Luis Diego Hernández.

Entre los temas que se destacan está el mal manejo de los residuos, el cambio de uso de suelo del bosque y otras, como el ilícito negocio del tráfico de internacional de especies de nuestra flora y fauna.

La fiscala general, Emilia Navas Aparicio, mencionó que “la campaña busca empoderar a la ciudadanía a denunciar los delitos ambientales que descubra en su comunidad y en el país, al señalarle que un daño al ambiente es un daño a su salud, al paisaje, a la biodiversidad, a la pureza de las aguas y del aire y, en consecuencia, a las condiciones necesarias para la vida; con la certeza de que la Fiscalía atenderá su denuncia hasta las últimas consecuencias legales y, sobre todo, buscará por todos los medios la restauración y recuperación del daño”. 

Denuncias. La Fiscalía Ambiental recibe cada año entre 1.700 y 2.000 denuncias por aparentes delitos ambientales. Según Hernández, con esta campaña se pretende evidenciar que las personas que dañan el ambiente en Costa Rica lo están haciendo con alguna finalidad económica y trasladan a la colectividad los costos de un ambiente degradado. 

“La idea es que la gente se identifique con el ambiente, que lo vea como un patrimonio, que no lo vea como algo ajeno cuyo daño no lo va a afectar; sino más bien que vean la naturaleza como un patrimonio de todas y todos que debemos proteger si queremos asegurar calidad de vida para sí y para las futuras generaciones”, manifestó.

Alejandro Alpízar Arrones, fiscal coordinador de la Fiscalía Ambiental, señaló que, sin la participación ciudadana, ningún proceso puede tener éxito.

“Queremos hacer hincapié a las personas en que denunciar es indispensable, estamos notando en nuestras estadísticas que no hay tanta denuncia ciudadana, sino que estas vienen desde el propio Ministerio Público y de otras instituciones públicas que se encargan de investigar estos delitos, pero sabemos que la ciudadanía sí tiene conocimiento de que se dan conductas delictivas. En ocasiones, la gente no denuncia por desconocimiento sobre lo que es delito, o por miedo o por falta de confianza, pero yo les invito a que no desistan y que presenten denuncias, incluso de manera confidencial”, afirmó Alpízar.

De acuerdo con la Fiscalía, las infracciones a la Ley Forestal, específicamente los delitos de tala ilegal, son los más frecuentes en Costa Rica, con la consecuencia de que estos siempre están asociados a otro tipo de conductas de igual gravedad.

El fiscal adjunto ambiental, Luis Diego Hernández, señaló que, con esta campaña, también se apuesta por la educación ambiental, porque existen malas prácticas alrededor de la vida silvestre, por ejemplo, la “mascotización” de animales, como loras, que causan daños irreparables al ambiente.

“En ese sentido, tratamos de enfatizar que en la naturaleza existe una interacción entre sus diversos componentes, de ahí que un daño a un bosque puede afectar la supervivencia de una especie de fauna y viceversa, que afectar las márgenes de los ríos puede generar deslizamientos o cabezas de agua con graves consecuencias para la vida humana”, enfatizó Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *