Razones idiosincráticas y cultura culinaria influyen a que el tico consuma más frijol negro que el rojo, sobre todo, en la elaboración de platillos tradicionales como el gallo pinto y el casado.

La advertencia que hiciera en días pasados el Centro Internacional de Política Económica de la Universidad Nacional (Cinpe-UNA), en relación el incremento del 30% que se avecina en el precio de los frijoles negros ha puesto a limitar la billetera de más de uno; al punto de pretender sustituir el frijol negro por otro grano o bien apostar por el consumo del frijol rojo.

 

Sin embargo, para Leiner Vargas, economista del Cinpe-UNA, quien sigue de cerca este tema, el hecho de cambiar al frijol rojo para ahorrarse el incremento de 500 en la bolsa de 800 gramos de frijoles negros sería como “ver a las pavas disparando a las escopetas”, es decir que los consumidores no ganarían nada con cambiar de variedad, ya que una buena parte del frijol rojo se importa de Nicaragua a Costa Rica con cero aranceles. “Se puede importar directamente sin arancel, porque estamos en una región donde ese producto está liberado desde Nicaragua, pero los vecinos del norte tampoco tienen mucha producción y la cosecha no alcanzaría para satisfacer la demanda en ambas naciones”, explicó Vargas.

 

Según los resultados de la última encuesta de ingresos y gastos de 2018, cerca de 330 mil hogares costarricenses consumieron frijoles negros y un poco más de 270 mil hogares consumieron frijoles rojos.

 

Cultura culinaria

 

¿Por qué preferimos los frijoles negros?, el economista de la UNA aseveró que en la región centroamericana Costa Rica tiene la particularidad de ser el mayor consumidor de frijol negro, por razones idiosincráticas y cultura culinaria. 

 

“La cultura del tico de comer frijol negro entero hace que sea el más apetecido; de hecho, eso se aprecia en los mercados de los pueblos y, sobre todo, en nuestras tradiciones culinarias con el gallo pinto y el casado. Aunque en algunas partes del Istmo, principalmente de Nicaragua hasta Guatemala se come mucho frijol rojo”, detalló Vargas.

 

Agregó que el problema del frijol negro viene asociado con la situación de las cosechas, las cosechas en Costa Rica y Nicaragua, las cuales no son suficientes para satisfacer el mercado, por lo que se origina un tema de desabasto en la región. “El grano se puede importar a Costa Rica del sur del continente, de la India, Estados Unidos o de cualquier otra parte del mundo donde haya oferta de frijol.”, subrayó Vargas.

 

Vea aquí más información de Mi Prensa, Juntos… Somos más! – Horarios y tarifas de servicio de ferry a Paquera aquí Visite nuestro canal de Youtube

Por Franklin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.