Home » Opinión » Pluma Liviana » Una prima para recordar

Una prima para recordar

Franklin Castro 23 ene 2015 www.miprensacr.com IMG_20150123_093130

Franklin Castro R.

franklindecostarica@gmail.com

Aquella mañana, la última de abril 2015 fue diferente. La noticia que no esperaba llegó y de pronto me encontré en un estado de suspenso permanente en donde no podría describir lo que sentía. De pronto reaccioné y me abrumó un sentimiento de pesar e impotencia. Se había ido una gran mujer, mi prima, pero más que más que eso una amiga muy especial.

Con el paso de los días, me sentí como si en cierta manera me hubiese quedado solo, pues ya no estaba esa persona con la cual compartía mis vivencias, mi positivismo por la vida y en cierta manera la cercanía con el pasado de mis parientes. Porque Susana sabía comunicarse y su expresividad siempre compaginó con la mía y juntos abordábamos cualquier tema.

Últimamente nos veíamos poco, pues casi no estaba en el pueblo. Ella se había casado en segundas nupcias con Carlos Pérez, un hombre que no más en conocerlo, se asió a la familia como si siempre hubiera estado en ella. Hasta en eso fue asertiva nuestra prima, en elegir a su compañero de vida, aunque lamentablemente no fuera por mucho tiempo.

Con don Carlos construyó una casa en San Rafael, en un lugar casi sagrado para mí. Pues fue en aquella elevación en donde estuvo aquel castillo de reyes, así veía yo en mis años de niñez y adolescencia la vieja casa de madera en donde vivieron mis abuelos maternos Aureliano Ramírez Arias y Romelia Vega Solís. El primero de Arancibia de Miramar y la segunda, con raíces Palmareñas.

Alguna vez, no hace mucho tiempo estuvimos tratando de ubicar el punto exacto en donde estuvo aquella casa llena de historias. Por ahí Susana tenía su jardín el cual cuidaba con esmero cuando estaba en el pueblo. Prefiero recordar a las personas, con las imágenes que se apegan a los momentos que nos marcan la vida. Prefiero viajar al pasado y retraer las escenas al presente.

De esta manera me consuelo y puedo continuar el camino. Recordar es vivir dijo alguien y ¡qué razón tenía!. Al rememorar a Susana Arias Ramírez, vuelven a mi sus consejos y su cálida compañía. La imagino que está de viaje y que un día la veré de nuevo. Hasta siempre prima. Que Dios te acoja en sus dominios.

Rafael Pérez Belizario Paniagua Susana Arias Carlos Pérez Foto0031

One Response to Una prima para recordar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.