Este rótulo advierte que está prohibida la entrada.

Nosotros queríamos avanzar por este sendero ubicado a la derecha de las construccionesen la isla.

Texto y fotos: Franklin Castro R.

franklindecostarica@gmail.com

Este miércoles 10 de julio del 2013, a las 10:00 a.m. tratamos de ingresar a la parte interna de la Isla Tortuga cuando fuimos notificados por un empleado de los ocupantes, de que no podíamos hacerlo y de inmediato llamó al señor Mario Cubero, quien argumentó que ellos han estado al cuidado de la isla por 40 años.

Junto a nosotros iban Mayela Valverde, María de los Ángeles Álvarez y Oscar Rojas. La intención era ingresar no a las construcciones que tiene la familia Cubero en la isla, sino avanzar por uno de los senderos aledaños que permite el ingreso a lo interno de la isla.

Queríamos hacer fotografías desde diferentes ángulos y los ciudadanos que nos acompañaban, deseaban conocer esa parte de Tortuga.

Como otras veces quisimos conocer la versión del señor Mario Cubero, sin embargo no quiso hablar para el medio. Dijo que no nos permitía avanzar adentro en la isla y que para hacerlo, solo era posible si contábamos con un permiso expreso de ellos.

Cubero cuestionó que nosotros no éramos imparciales en el tratamiento de la polémica respecto a la isla Tortuga. Le explicamos que hemos deseado contar con sus declaraciones pero ha sido el quien se ha negado. Finalmente y tras varios minutos de conversaciones, dijo que nos iba a dar una entrevista para radio en una fecha posterior.

Por otro lado observamos que se estaban dando construcciones en la playa, por parte de algunos visitantes, lo que les preocupa por el impacto negativo que podría tener en la belleza escénica del lugar. También se observaron algunos individuos de dudoso comportamiento, que al parecer estarían llegando a Tortuga con fines nada alentadores.

*Esta nota la hicimos tipo crónica, pues no pudimos obtener la versión principal para este artículo. De haber logrado la entrevista con don Mario Cubero, también hubiésemos incluido los criterios de las otras personas presentes.

Por Franklin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.